Gas

Problemas con la compañía del gas: conoce los derechos de los consumidores y cómo defenderlos

Problemas con la compañía del gas: conoce los derechos de los consumidores y cómo defenderlos

Los consumidores también pueden tener problemas con la compañía del gas, y es preciso que conozcan sus derechos para defenderlos con eficacia. Al igual que en el mercado eléctrico, en el del gas existen el mercado libre y el regulado. El mercado libre es voluntario para los consumidores que no tengan un consumo superior a 50.000 kW/año, pero obligatorio si se supera. En el mercado regulado se aplican las tarifas de último recurso y en él están los consumidores con una presión no superior a 4 bar y 50.000 kWh o menos. Las comercializadoras de gas de último recurso son Endesa, HC Naturgas, Iberdrola, Madrileña Suministro de Gas y Gas Natural.

Contratación del gas

Para dar de alta el suministro de gas en una vivienda que no haya tenido gas anteriormente habrá que hacer una ‘acometida’ o instalación. El consumidor deberá pagar los ‘derechos de acometida’. Si la vivienda ya tiene ‘acometida’, hay que pagar los derechos de enganche, alta y revisar la instalación de gas.

Desde Actora Consumo recomendamos a los consumidores que no firmen nada ni den sus datos bancarios a las compañías de gas sin examinar a conciencia las ofertas comerciales. Es necesario que el consumidor se quede con una copia de la publicidad y de los documentos que le enseñen las comercializadoras de gas, puesto que legalmente la publicidad forma parte del contrato.

Si el consumidor firma un contrato fuera de un establecimiento comercial, tiene 14 días para desistir, o 12 meses si la empresa no le informó de este derecho. Es necesario que este desestimiento se haga por escrito y guardando un justificante de entrega, para evitar errores o guardar la documentación de cara a una reclamación ante la compañía de gas.

Revisiones de la instalación del gas

El propietario de la vivienda o, en su defecto, los alquilados son los responsables del mantenimiento de la instalación del gas. Las inspecciones deben hacerse cada cinco años y las distribuidoras del gas repercutirán a los consumidores el coste mediante la factura, estando prohibido el pago en efectivo. En las calderas la revisión debe hacerse cada dos años.

Tras la revisión de la instalación del gas o de la caldera, el consumidor debe guardar la factura y, si las ha habido, las piezas sustituidas ya que servirán como prueba en caso de reclamación. Si en el plazo de seis meses se detectara algún defecto en la revisión, el consumidor puede solicitar su reparación sin costes adicionales.

Principales problemas con la compañía del gas y cómo reclamar

Fundamentalmente los consumidores se enfrentan a dos problemas con la compañía del gas:

  1. Irregularidades en la factura, por sobrecostes.
  2. Amenazas de corte de suministro. Aparte de por problemas en el funcionamiento de la caldera o la instalación, las compañías de gas pueden cortar el suministro a un consumidor en caso de impago, siempre y cuando hayan transcurrido al menos dos meses desde la primera reclamación del impago.

Si el consumidor tiene un problemas con la compañía del gas debe presentar una reclamación por escrito ante el Servicio de Atención al Cliente, que tiene un mes para responder al requerimiento. Si la respuesta de la comercializadora del gas no es satisfactoria, el consumidor tiene otras vías para seguir reclamando:

Además el consumidor siempre puede contactar con una asociación de consumidores, como Actora Consumo, para recibir asesoramiento especializado si tiene algún problema con su compañía suministradora de gas.

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN