Bienes y servicios

Es esencial conocer nuestros derechos en la compra de bienes y servicios.

Es esencial conocer nuestros derechos en la compra de bienes y servicios.

Algunos bienes de consumo, como los electrodomésticos, tienen una vida útil superior a los 10 años, por lo que el consumidor debe tener en cuenta los problemas que puedan surgir en las posibles reparaciones, y en su instalación. Así,es fundamental conocer nuestros derechos en la compra de bienes y servicios, y cómo defenderlos.

Según la legislación los errores en la instalación de un producto tendrán la misma consideración que los defectos de fábrica si el producto ha sido instalado por el equipo técnico de la empresa que vendió el bien o si lo ha instalado el consumidor siguiendo paso a paso las instrucciones y estas eran incorrectas.

Dentro del plazo de la garantía, la reparación o sustitución del producto son totalmente gratis para el consumidor. Si estamos fuera del periodo de garantía la empresa puede cobrar el desplazamiento, una sola vez aunque realice varios viajes.

Asimismo el prestador de un servicio tiene que facilitar al consumidor un documento de garantía de los trabajos que ha efectuado, constando en él la reparación o instalación realizada, el garante y el titular de la garantía y la duración de la garantía que, como mínimo, debe ser de tres meses y a la que habrá que sumar las garantías que los fabricantes den a los materiales empleados.

Si lo que queremos realizar es una reforma en el hogar, antes de iniciarla el prestador del servicio debe formalizar un presupuesto en el que se especifiquen los trabajos que va a realizar, cuánto va a cobrar, la forma de pago, las garantías de la reforma y los plazos de ejecución de la obra. El consumidor debe desconfiar de los ‘profesionales’ que no le faciliten esta documentación.

Cómo reclamar por sus derechos en la compra de bienes y servicios

Si el consumidor tiene algún problema con alguno de estos servicios, debe interponer una reclamación por escrito frente al Servicio de Atención al Cliente de la compañía o, si no lo tiene, frente al establecimiento o profesional que ha efectuado el servicio. Eso sí, para interponer una reclamación es fundamental haber pedido factura por los servicios prestados.

Las empresas deberán responder a la reclamación en el plazo máximo de un mes. Si no lo hacen en ese tiempo, o su respuesta no es satisfactoria, el consumidor podrá interponer una reclamación ante la Dirección General de Consumo del Gobierno de Aragón y, si la entidad está adherida al Sistema Arbitral de Consumo, iniciar un Arbitraje de Consumo que es un método gratuito de resolución de conflictos y cuyos laudos son de obligado cumplimiento para las partes.

Además los consumidores que tengan algún problema con sus reformas o reparaciones en el hogar, pueden contactar con una asociación de consumidores como Actora Consumo para recibir asesoramiento especializado.

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN