Comisiones

Los bancos cobran múltiples comisiones abusivas.

Los bancos cobran múltiples comisiones abusivas.

Las comisiones del banco pueden ser un quebradero de cabeza para los consumidores. Los bancos cobran comisiones abusivas en muchos productos: cuentas corrientes, tarjetas, hipotecas… Si el consumidor se da cuenta de este abuso, puede reclamar y conseguir que el banco le devuelva su dinero sin ir a juicio.

Una entidad de crédito no puede cobrar comisiones a un consumidor si estas no vienen reflejadas en el contrato del producto o servicio bancario, y tampoco puede cobrar comisiones exageradas, ya que deben corresponderse con los gastos causados. Además, los bancos están obligados a poner a disposición de sus clientes las comisiones de cada uno de sus productos

Principales comisiones abusivas

Comisión por reclamar números rojos o ‘posiciones deudoras’. Es la que los bancos cobran más habitualmente. Cuando un consumidor se queda en números rojos en su cuenta corriente, su banco suele cobrarle dos comisiones: una por la apertura de ese descubierto (habitualmente un porcentaje) y otra por ‘reclamar’ el pago. Cobrar esta segunda comisión de modo automático es ilegal, ya que los bancos deben avisar al consumidor de que está en números rojos y darle un plazo de tiempo razonable para ingresar dinero en la cuenta.

Comisión por disponer de dinero en los cajeros de la propia red. El Banco de España considera mala práctica cobrar comisiones por usar la tarjeta bancaria en cajeros automáticos de la misma red (Servired, 4B, Euro6000 o Telebanco), aunque el cajero automático no sea de nuestro banco.

Comisión por servicios no prestados. Todas las comisiones deben corresponder a servicios prestados realmente a los clientes. Algunos bancos cobran comisiones por tasaciones que no han hecho; por ‘estudio’ de préstamos hipotecarios sin haber hecho ese estudio previo; por gastos de transferencia cuando hay un traspaso de dinero, etc.

Cobro de gastos duplicados. Una comisión solo puede cobrarse una vez, no varias. Esto ocurre, por ejemplo, en las hipotecas cuando un banco quiere cobrar por segunda vez la comisión de estudio; si duplica el cobro por preparar los documentos para cancelar la hipoteca; o si cobra varias veces una comisión con la excusa de que, en la cuenta bancaria, hay más de un titular.

Comisión por servicios innecesarios. El banco no puede cobrar una comisión cuando realiza un ‘servicio’ que el cliente no ha autorizado.

Comisión por mantenimiento de cuentas inactivas. Si el consumidor tiene  una cuenta bancaria que no utiliza, el banco no puede cobrarle comisión de administración o mantenimiento. Esto es debido a que la cuenta no le genera gastos al banco.

Comisiones de mantenimiento o administración en cuentas abiertas por obligación del banco para domiciliar pagos de productos. Al contratar una hipoteca o un producto destinado al ahorro el banco suele obligar al consumidor a abrir una cuenta para domiciliar los recibos de la hipoteca o los intereses. Si el consumidor la usa exclusivamente para eso, el banco no puede cobrarle comisiones.

Comisión por hechos irregulares causados por el banco. No se pueden cobrar comisiones por servicios causados por errores del propio banco.

Comisión por diferencia de valoración. No se pueden cobrar comisiones por diferencias de valoración (fecha a partir de la cual genera intereses un abono en una cuenta corriente o cuando ya no los genera una deuda). Ejemplo: cobrar comisiones por números rojos producidos por la diferente valoración de abonos y cargos realizados en la cuenta del cliente en un mismo día.

Comisión por cobro de efectos. Si, al presentar al cobro una letra que va a cargo del banco, éste quiere cobrar una comisión, no puede hacerlo puesto que el banco solo cumpliría con su obligación de presentar la letra a quien debe pagarla.

Comisión por obtención de la escritura de cancelación de hipoteca. Un banco no puede cobrar comisiones por emitir un certificado de cancelación de la deuda.

Comisiones por ingresos o reintegros. Si el consumidor ingresa dinero en su cuenta en una sucursal distinta a la habitual, o si usa transferencias o cheques para disponer de su dinero, el banco no puede cobrarle comisiones.

En la asociación de consumidores Actora Consumo estamos a disposición de todos los consumidores que hayan sido víctimas del cobro de estas y otras comisiones abusivas por parte de su banco. Le ayudaremos a recuperar su dinero.

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN